Top Mexico No hay comentarios

Cuando se fundó el municipio de Tulum en 2008, los legisladores se apresuraron a presentar declaraciones de impacto ambiental y a establecer reglamentos de construcción. Incluso, el ex presidente Peña Nieto trabajó en su último año de mandato, para posicionar a Tulum como la primera zona de desarrollo de turismo sostenible (ZDTS) de México. En consecuencia, el establecimiento de parámetros de construcción de baja densidad para zonas residenciales y comerciales fue un componente necesario. Así, la idílica ciudad de Tulum se conoce desde entonces como un bastión de respeto y preservación del medio ambiente.

La naturaleza de Tulum

La ciudad de Tulum es ampliamente conocida por sus exuberantes selvas, sus prístinas playas de arena blanca y su variedad de flora y fauna terrestre y acuática. A solo 4.8 kilómetros al sur del centro de Tulum se encuentra el límite norte de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an. Una de las regiones más diversas de todo México, la cual fue protegida por el gobierno federal en 1986 y se estableció al año siguiente, como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Ecología local

Sian Ka’an es el hogar de miles de especies de plantas, aves, mamíferos, anfibios, reptiles, peces y otros animales marinos, incluidas muchas especies vulnerables o en peligro de extinción. El extenso y complejo ecosistema acuático de la región es quizás una de sus características más singulares. Además del Mar Caribe, también hay humedales, lagunas, manglares y marismas. Una sección del Arrecife Mesoamericano se encuentra a lo largo de la costa dentro de la frontera de la Reserva. Con más de 80 especies de coral para la construcción de arrecifes, es la segunda barrera de coral más grande del mundo. El arrecife soporta más de 400 especies de peces y una abundancia de otras especies marinas. Además, hay dos sistemas de agua dulce subterráneos frágiles que incluyen cenotes o sumideros, que tienen un significado biológico y cultural único.

Pautas de baja densidad

Una vez que Tulum se convirtió en un municipio independiente, se promulgaron normas de construcción y desarrollo para proteger estos ecosistemas vulnerables y la biodiversidad que es sinónimo de la región. Hoy en día, hay una serie de regulaciones de construcción de baja densidad. Los límites de cobertura del suelo y las restricciones de altura están generalizados en todos los sectores de desarrollo, junto con los mínimos para el mantenimiento del follaje y paisajismo existentes. La preservación de los bosques urbanos sirve como administración ambiental y mejora estética. La contaminación lumínica también es una consideración. Las restricciones en la iluminación de la luz no solo reducen el impacto en la infraestructura eléctrica, sino que también permiten que las personas permanezcan conectadas con la naturaleza y el cielo nocturno.

Comunidad de baja densidad

Lúum Zamá es un excelente ejemplo de diseño de desarrollo sostenible dentro de la zona residencial exclusiva de Aldea Zama. El plan maestro de Lúum Zamá exige que se mantenga un mínimo del 60 por ciento del hábitat natural. Esto significa que no se construirá más del 40 por ciento de la tierra. Esta reducción en el desmonte ayuda a minimizar el impacto potencial en el ecosistema y al mismo tiempo, reduce el impacto en la privacidad de los residentes. Habrá un amplio espacio entre cada una de las casas unifamiliares y multifamiliares, con numerosos senderos rodeados de plantas nativas. También se recomienda el uso de materiales de construcción sostenibles o renovables. El entorno natural es una consideración de diseño crucial tanto dentro de la estructura, como en los alrededores de cada residencia en Lúum Zamá. Puerta Azul, Essentia y Templia son tres de los desarrollos situados en esta comunidad que siguen las pauta de construcción de baja densidad.

Viviendo el sueño

Vivir en una región de baja densidad no solo significa que estás viviendo en un lugar que nunca se llenará de gente. También significa que contribuyes en la conservación y protección del medio ambiente. Es decir, que puedes vivir en armonía con el entorno natural.